sábado, 25 de febrero de 2017

Elabora tu propio plan.

" Y Daniel propuso en su corazón
no contaminarse"
Daniel 1:8

Todo ser humano es singular, tiene ritmos, hábitos, carácter, incluso espacios y climas distintos.
Un ayuno necesita que cada participante planifique su rutina cotidiana a su realidad social y sus propias motivaciones.
Sin planificación el proyecto tiene altas probabilidades de fracaso.

Todos –sin dudarlo- queremos lograr una meta cuando tenemos tomada una decisión del corazón como la tuvo el profeta Daniel (10:12)
Todos queremos ese acercamiento al Espíritu Santo, una luminosidad de Su Presencia, algo que dignifique nuestro discreto acontecer.
Ya hemos avanzado en la preparación previa.
Para aquellas personas que aún no han planeado, aquí algunas ideas (y para nuestra amiga I. va un bonus)
1.- Tenga clara la motivación personal y cuánto tiempo dedicará a este proyecto.
2.- Realice un plan de lectura bíblica. (Vea planes aquí: http://www.indubiblia.org/plan-de-lectura-biblica)
3.- Determine un horario de oración y reflexión, coloque una alarma en su celular o reloj.
4.- Compre un cuaderno o use libreta de notas. Anote su progreso, sin duda sus dificultades pueden ser compartidas y ayudarían a otros.
5.- Haga un menú para la semana.
6.- Planee la lista de supermercado, feria, compras para la despensa de acuerdo al menú.
7.- Use el congelador para tener a qué recurrir en situaciones imprevistas.

1 comentario: