lunes, 27 de febrero de 2017

Molestias y efectos secundarios.

" Todo aquel que lucha, 
de todo se abstiene; 
ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, 
pero nosotros, una incorruptible." 
1 Corintios 9:25

Para aquellas personas que todavía no tienen la práctica de leer o escuchar la Palabra de Dios todos los días, les será un poco difícil al inicio. Persista en su propósito, estaremos apoyándole en oración y enviándoles unas notas devocionales.
Se ha sugerido colocar alarmas que vayan guiando el horario diario.
Tener un buen stcok de música que nos ayude a liberar adoración a Dios.

Es importante la orientación hacia la vida devocional para realizar cambios significativos y adoptar nuevos hábitos, en especial dedicado a las disciplinas espirituales: oración, ayuno, reflexión, estudio de la Palabra de Dios, servicio, congregarse, etc.
En este ayuno, dejar algunos alimentos e incorporar otros,  indudablemente habrá algunos contratiempos.
Aquellas personas muy carnívoras sentirán cierto desgano.
La necesidad de café-té-azúcar-gaseosas  puede provocar dolores de cabeza.
La ingesta de fibra y frutas cambiará la forma de evacuar. El cuerpo,  durante la primera semana se familiarizará con la nueva alimentación y paulatinamente tomará su ritmo normal.

El enfoque es el Señor Jesucristo y su Espíritu Santo.
Es esencial el enfoque que vayamos dando a cada día. Concentrar nuestros pensamientos en la devoción más que en la comida. Si hay sed, beber agua. Si tiene apetito, tenga a mano frutos secos, un par de granos quitarán la ansiedad (una amiga se comió el paquete de nueces en un día provocándose un dolor de estómago innecesario).
Las molestias del inicio irán pasando, el cuerpo va adaptándose a la limpieza.

Si todo no resulta como Ud. espera, si falla en algún tramo, retome el plan con la ayuda y la gracia del Espíritu. Dios ve nuestros buenos deseos y conoce nuestras insuficiencias.
No abandone su propósito.
El apóstol Pablo nos anima "en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.  " y "todo lo puedo en Cristo que me fortalece". Hagamos nuestra su declaración.



No hay comentarios:

Publicar un comentario